Zapallo (Cucurbita maxima)

El cultivo de zapallo es una opción interesante para la diversificación agrícola, por la permanente demanda del mercado, la diversidad de aplicaciones culinarias en la dieta familiar y las posibilidades de su uso para la fabricación de dulces. Debido a su rusticidad, tanto durante la fase de cultivo como de manipuleo después de la cosecha, este cultivo es recomendado para las zonas más alejadas de los principales mercados y para los productores con menor experiencia en horticultura. El zapallo, como la mayoría de las hortalizas de su familia, prefiere climas cálidos; las temperaturas más adecuadas para el cultivo están entre 20 a 27º C, siendo sensible al frío y a las heladas. Estas condiciones normalmente se dan durante los meses de verano. El suelo destinado al cultivo se debe preparar con suficiente anticipación, a fin de permitir la incorporación y descomposición de los rastrojos del cultivo anterior. Esto ayuda al reciclado de los nutrientes absorbidos por otras plantas, tanto cultivadas como aquellas consideradas como malezas.



Problemas que se presentan en el cultivo

Hongos

Insectos

Mosquitas

Pulgones

Malezas

Malezas de Hoja Ancha

Malezas Gramíneas

Productos recomendados en el cultivo

  • Bayer Links