Manejo Integrado

  • Para los agricultores en todo el mundo uno de los peligros es el exceso de confianza respecto a una estrategia de control de malezas desarrollada alrededor de un herbicida único.

  • Incluso los herbicidas probados en terreno y sometidos a pruebas se vuelven cada vez más ineficientes. Y una vez que una planta ha desarrollado resistencia a herbicidas, rápidamente puede traspasar sus características genéticas a las siguientes generaciones de malezas.

Programa de Manejo: rotación y combinación  

  • A nivel global, el cultivo del suelo ha cumplido un rol vital en el control de malezas. Sin embargo, en Australia, por ejemplo, con sus suelos frágiles y baja cantidad de lluvia, el cultivo no es una práctica sustentable y los terrenos con cero labranza necesitan un manejo especial, de acuerdo a los expertos de Bayer Crop Science.

  • En Australia, la cero labranza es ahora la principal situación, donde solamente el 5% de los agricultores todavía cultivan sus tierras. La cero labranza trae muchas ventajas para el agricultor, pero también conlleva desventajas para el control de malezas. Mientras que la labranza solía ser el principal método de control de malezas antes de la de la siembra de cultivos, ahora se ha vuelto impopular.

  • Ya sea mecánicamente, por ejemplo, destruyendo las semillas de malezas al momento de la cosecha, mediante rotación de cultivos o aplicando una variedad de herbicidas con diferentes modos de acción, existen varias formas para controlar las malezas. La combinación ideal es el factor decisivo y requiere el know-how combinado de agricultores, sus asesores agrícolas y los expertos de Bayer Crop Science

  • Bayer Links